Nación

Ortega expulsa de Nicaragua a Misioneras de la Caridad, fundada por Madre Teresa de Calcuta

La organización benéfica fue incluida en una lista de 101 asociaciones y fundaciones, que esta semana serán ilegalizadas por el Parlamento orteguista

La Asociación Misioneras de la Caridad, fundada en Nicaragua por la Madre Teresa de Calcuta y a la que el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo ordenó su disolución, ha cerrado sus obras benéficas y sus religiosas se preparan para abandonar el país, informaron fuentes de esa congregación a la agencia EFE. Además, el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez lo confirmó a través de su cuenta de Twitter. 

Las autoridades nicaragüenses les notificaron a las monjas de origen extranjero, que son las que administraban los centros benéficos, que deben abandonar Nicaragua y ellas se encuentran alistando sus pertenencias para hacer el viaje, dijo una religiosa, que pidió no ser identificada.

“Me da mucha tristeza que la dictadura haya obligado a las hermanas Misioneras de la Caridad de Teresa de Calcuta a abandonar el país. Nada justifica privar a los pobres de atención caritativa. Soy testigo del servicio amoroso que prestaban las hermanas. Dios las bendiga”, lamentó monseñor Báez.

El Parlamento, dominado por el Frente Sandinista, tiene previsto debatir esta semana la cancelación de la personería jurídica de 101 oenegés, entre las que se encuentra la Asociación Misioneras de la Caridad, que mantiene una guardería, un hogar para niñas víctimas de abusos o abandonadas, y un asilo de ancianos, que comenzaron a cerrar desde el pasado 15 de junio.

La directiva parlamentaria decidió no presentar este martes el tema ante el pleno, a pesar de que figuraba en la orden del día.

Sin permiso para cuidar niñas ni ancianos

Según un informe de la Dirección General de Registro y Control de Organismos Sin Fines de Lucro del Ministerio de Gobernación, las Misioneras de la Caridad “ha incumplido con sus obligaciones” conforme la ley que los regula, y la Ley de Lavado de Activos, el Financiamiento al Terrorismo y el Financiamiento a la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva.

Entre otros, la cartera de Gobernación sostuvo que las Misioneras de la Caridad no están acreditadas por el Ministerio de Familia para funcionar como guardería, centro de desarrollo infantil u hogar de niñas o asilo de ancianos, ni tienen permiso del Ministerio de Educación para realizar el reforzamiento de aprendizaje.

Además, no reportaron activos fijos, y las actividades de su sede en la ciudad de Granada, ubicada al suroeste del país, no fueron reportadas: hogar de niñas, comedor, guardería y reforzamiento de aprendizaje.

Los saldos de ingresos por donaciones no coinciden con los reportados en los informes presentados, y no presentan contabilidad formal de su patrimonio con sistemas contables generalmente aceptados, de acuerdo con la información oficial.

Otro motivo para disolver esa oenegé, alegó Gobernación, es que la junta directiva está integrada únicamente por ciudadanas de otras nacionalidades, y la nueva ley que los regula -La ley 1115-, en vigor desde hace dos meses, establece que solo el 25 % de las personas que integran la directiva pueden ser extranjeras.

Fue creada en 1988 tras visita de madre Teresa

La Asociación Misioneras de la Caridad fue creada el 16 de agosto de 1988 durante el primer régimen sandinista (1979-1990), y su apertura se dio luego de una visita a Nicaragua de la Madre Teresa de Calcuta, en la que se reunió con Daniel Ortega, quien era también el presidente de entonces.

Las religiosas de la Orden Madre Teresa de Calcuta administraban el Hogar Inmaculado Corazón de María en la ciudad de Granada en el que albergan a adolescentes abandonados o víctimas de abusos, a quienes les brindan ayuda psicológica y educación integral.

Junto a las clases regulares, enseñaban música, teatro, costura, belleza y otros oficios para que se puedan reinsertar en la vida.

Asimismo, atendían un asilo de ancianos en Managua, a quienes les proveían alimentación, vestimenta y otros cuidados.

También desarrollaban un proyecto en el que brindaban reforzamiento escolar a estudiantes en situación de riesgo, en su mayoría hijos de mujeres trabajadoras de los mercados populares.

Además tenían una guardería en la que cuidaban a decenas de niños de familias de escasos recursos, cuyos padres -principalmente madres solteras y vendedoras en los mercados, ambulantes, o por cuenta propia-, no tienen para pagar por el cuidado de sus hijos.

Esas obras benéficas las han suspendido gradualmente desde el 15 de junio pasado, aseguró la fuente.

Con esta nueva arremetida de ilegalizaciones de asociaciones y organismos civiles, el régimen acumulará 770 oenegés anuladas desde el 29 de noviembre de 2018 hasta finales de junio. En lo que va de 2022 serán 696 organizaciones sin personería jurídica.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend